Historia del Amplificador Bogner

Bogner es una empresa dedicada a la creación y venta de aparatos musicales, entre ellos se encuentran sus famosos amplificadores. Pero, ¿cómo surgieron estos magníficos amplificadores? Fue el resultado de un músico sin recursos para disponer de uno propio. Reinhold Bogner tuvo su primera guitarra eléctrica a los 16 años, pero como no tenía dinero para comprar un amplificador decidió construirlo él mismo. En su casa su padre tenía muchos equipos de radio a válvulas y Reinhold las utilizó para construirlo. Como buen comercial y artesano, este muchacho fue conocido por otros artistas del barrio que pronto le solicitaron amplificadores como el suyo.

Los primeros Amplificadores de bajo Bogner surgen en Alemania. La calidad de estos altavoces se comprobaron rápidamente por las solicitudes que le hicieron a Bogner otros músicos, que o bien querían nuevos amplificadores o modificar los que ya tenían. Pero como en todas las empresas de sonido ha tenido distintos modelos a lo largo de su trayectoria. Los primeros fueron los Ecstasy, que a día de hoy siguen siendo bastante demandados por los músicos. Tienen distintas potencias de salida, con lo que hay donde escoger.
Bogner Frontal

 

La evolución del amplificador Bogner no se ha hecho esperar desde su aparición. Fue cuando su creador se trasladó a Los Ángeles cuando desarrolló ampliamente su amplificador. En el mercado tenemos los Ecstasy, Shiva, Metropolis, Duende, etc. pero más que una evolución de uno a otro, es una diversificación de amplificadores, pues cada uno tiene su propio sonido, en tal caso es una forma de adaptarse a los gustos sonoros de cada artista.

Sin embargo, es importante tener en cuenta el proceso de construcción, Bogner se centró no sólo en el sonido sino también en todos los materiales que componen a cada amplificador, desde el pegamento hasta la carcasa, ya que todo el conjunto genera un sonido peculiar.

Amplificador Bogner

Los amplificadores Bogner actuales siguen siendo muy respetados en el mercado musical. No son copia de marca alguna, tienen estilo propio y ahí radica gran parte de su éxito. En el ámbito musical hay buena aceptación y opinión sobre la marca Bogner. También son de calidad, ya que de poco sirve que tengan un sonido rompedor si van a durar dos días, pero para esto ya pasan por un control de calidad. Por último, debo añadir que aunque los amplificadores de válvulas tengan un proceso de mantenimiento, la verdad es que tienen un sonido más cálido que los de transistores.